Blog

cry-4250450_1280

¿Qué es el bullying y cómo saber si mi hijo/a es víctima de esta problemática?

Hoy en día es muy frecuente escuchar frases como: “le están haciendo bullying”, “es víctima de bullying” o “no quiere ir al colegio porque sufre de bullying”. Este término es conocido y utilizado  por muchos niños y adolescentes en etapa escolar. Es importante saber que cuando alguno de sus hijos utilizan el termino bullying, estamos hablando de conductas agresivas de intimidación que pueden ser acciones de hostigamiento, falta de respeto o maltrato de cuatro tipos: verbal como son los insultos, apodos, humillaciones, burlas o amenazas;  físico, que pueden ser patadas, cachedatas, puñetes o pellizcones; psicológico, con gestos de asco/desprecio o robo de objetos escolares; y por último manifestado por exclusión social con difusión de rumores y calumnias que recibe un estudiante de manera frecuente por parte de otros estudiantes. Este tipo de violencia escolar es probable que también pueda presentarse como cyberbullying que vienen a ser las diferentes formas de acoso a través de mensajes de texto, correos electrónicos o redes sociales.

Es tarea de todos poder prevenir esta problemática en los centros educativos y hogares, es por esta razón que se le pide principalmente a ustedes, padres de familia, estar atentos a los cambios conductuales y emocionales que puedan estar presentando sus hijos. A continuación se les presentarán importantes indicadores para que puedan detectar si sus hijos están siendo víctimas de buylling. El primero de los indicadores es cambios en el comportamiento y humor. En este destacan los episodios de tristeza, llantos, irritabilidad, pesadillas, alteraciones del sueño o falta de apetito. El segundo es problemas de salud, el cual incluye dolores de cabeza, fiebre, dolores de estómago, náuseas o vómitos. Tercero, distracciones; presentes cuando hay falta de atención y concentración en las tareas o perdida de pertenencias escolares, las marcas físicas que comúnmente se manifiestan con arañones, mordidas o cortes. Cuarto, aislamiento; posiblemente manifestado en sus hijos cuando evitan salir de la casa, no queriendo relacionarse con los demás o querer hacer trabajos en grupo, no querer ir al colegio, no asistir a cumpleaños o paseos de los compañeros o querer estar acompañado de un adulto en todo momento. Por último el rendimiento escolar  tiende a bajar notoriamente.

Es fundamental entonces que ustedes como padres intervengan en la crianza de sus hijos y puedan prevenir este tipo de situaciones para que el daño no sea peor. En caso detecten una problemática de esta magnitud en sus hijos, es esencial acercarse a ellos trasmitiéndoles calma para poder apoyarlos emocionalmente, asimismo, contactar y trabajar en conjunto con los profesores de colegio. Por último, poder apoyarse de forma necesaria en una terapia psicológica individual o familiar que tiene como objetivo central fortalecer el autoestima y autoconcepto de la víctima.